Camino del Rey (II)

Esta pasarela parte a unos treinta metros sobre la presa de derivación del canal, mucho más arriba que la primera proyectada provisionalmente. La entrada a la senda que construyó a base de bobedillas de ladrillo, sobre las que se vertió varias capas de hormigón.

Encima de la losa resultante se alzaron unos pilares de ladrillo macizo para apoyo de una barandilla metálica, sobre estos pilares se levantaron barras de hierro de fundición en forma de arco de medio punto con uno de sus extremos incrustado en la roca dando al entorno un conjunto de gran belleza artística. Estos arcos acompañan al voladizo hasta que este baja, ya por terreno firme, por una escaleras de obra hasta el propio canal; desapareciendo en todo el resto de los Balconcillos de los Gaitanes.

Esta primera parte de la senda desemboca en el Tajo de las Palomas donde existe un puente que cruza todo el cañón, comunicando este con las vías del ferrocarril. Aquí existía una especie de apeadero para el transporte de materiales.

Este es el puente que lleva por nombre de la Cueva del Toro o del Tajo de las Palomas y no como quieren implantar algunos autores modernos bajo el falso nombre de “Puente del Rey”.

Este esbelto puente tiene una estructura de vigas de acero con un tablero de hormigón, bajo el cual existen unos tirantes de hierro tensados que aseguran su estabilidad. En la parte del puente que da a la vía del ferrocarril, existían unos bancos de obra a ambos lados de este, decorados con azulejos.

A la entrada del puente se encuentran unas compuertas para desarenar el canal así como una casita que era la que ocupaba Paco Cobo, uno de los últimos vigilantes del canal.

Siguiendo el Camino del Rey y dejado el puente de la Cueva del Toro a nuestra izquierda nos adentramos en el vertical Tajos de las Palomas, este nombre viene dado por la cantidad de palomas zuritas que anidaban en estos acantilados.

Más historia sobre el caminito en el artículo, “Camino del Rey (III)“.

2017-08-21T13:56:20+00:00 14/12/2014|Historia|Comentarios desactivados en Camino del Rey (II)