//Ruinas de Bobastro
Ruinas de Bobastro 2017-08-18T12:35:13+00:00

Descubre la historia que esconden los restos de la mítica fortaleza de Bobastro

En el término municipal de Ardales, en la zona conocida como Mesa de Villaverde, se encuentran las ruinas de la mítica fortaleza de Bobastro. Allí, Omar ibn Hafsún, rebelde descendiente de visigodos muladíes (cristianos convertidos al islam) creó un fortín inexpugnable para las tropas de los Omeyas, dinastía reinante en Córdoba, a la que se enfrentó entre el 880 y 919.

Bobastro es el complejo rupestre del s. IX más importante de Málaga. A pocos metros de lo que fue la fortaleza, se encuentran los restos de una iglesia rupestre mozárabe, destruida por Abd al-Rahman III tras la toma definitiva del enclave y la derrota de los sucesores de Omar ibn Hafsún. La existencia de una iglesia cristiana se explica por la conversión al cristianismo de ibn Hafsún, lo que contribuyó a su derrota, al perder el apoyo de muchos de sus seguidores.

El caminito del rey ruinas de bobastro | LaGarganta.com @ctrlagarganta
Estoy interesado

Pack El Chorro cultural

Aprovéchate de nuestras promociones y visita las Ruinas de Bobastro, El Caminito del Rey y el Museo de Álora con La Garganta.
Estoy interesado

Durante el dominio islámico de la Península Ibérica, los mozárabes (cristianos que viven en zona musulmana) tienen prohibido edificar nuevos templos. Las iglesias rupestres son una forma de burlar esta prohibición. Rafael Puertas Tricas, ex director del Museo de Bellas Artes y Arqueológico, ha investigado durante décadas excavando los alrededores del templo para llegar a concluir que existió incluso un monasterio anexo.

Omar Ben Hafsun-ilustraciónLa figura de Omar ibn Hafsún centra una ruta de turismo cultural. Omar ibn Hafsún protagonizó la revuelta más importante con la que tuvo que enfrentarse el emirato de Córdoba en los finales del siglo IX y principios del X. Era el último intento por mantener privilegios de tipo feudal por parte de la aristocracia de origen visigodo. Parauta es casi con seguridad el lugar de nacimiento de Omar, descendiente de una familia visigoda convertida al islam (muladíes). La importancia que su familia tuvo en la zona queda evidenciada por el hecho de que un hermano de su padre pudiera poner a su disposición, en dos ocasiones, un grupo de cuarenta hombres armados.

Una riña acabada en muerte hizo que Omar tuviera que huir a Tahert, en la actual Argelia, donde trabajó como aprendiz de sastre. Dice la leyenda que visitó su taller un anciano procedente de Al- Ándalus que se postró a sus pies le profetizó que gobernaría un gran reino. De regreso a su tierra, en 880, aglutinó en torno a él a los descontentos con los impuestos que Córdoba imponía a los muladíes. Reunió una partida de seguidores con los que se fortificó en Bobastro, auténtico baluarte desde el que tuvo en jaque al poder cordobés. Al principio, los omeyas lo ven como un simple bandolero, pero pronto comprendieron que iba a ser algo más.

Tan bien le van las cosas que el emir de Córdoba, Muhammad I, envía un fuerte contingente y Omar se rinde pactando entrar al servicio del emir con sus hombres, (año 883), y dentro del ejército omeya participa en una campaña por tierras de Álava. Pero apenas dos años después regresa a su vida rebelde y a Bobastro donde reúne a cientos de partidarios mozárabes, muladíes e incluso beréberes unidos contra la aristocracia cordobesa de origen árabe. Hafsún llegó a crear un estado alternativo al califato, un estado embrionario que buscó la legitimación del poder y el reconocimiento exterior. En su máximo apogeo, llegó a dominar los territorios de las actuales provincias de Cádiz, Sevilla, Córdoba, Jaén, Granada, Almería, Murcia y, especialmente, la de Málaga, donde tuvo su cuartel general en Bobastro (Ardales), con los altibajos provocados por la lucha constante contra el poder cordobés.

Cuando Omar ibn Hafsún se convierte al cristianismo, hacia el año 898, se gana la adhesión de la población de la montaña malagueña, mayoritariamente cristiana, pero otros importante sector de sus seguidores le da la espalda.
En el año 891 Omar ibn Hafsún marcha sobre Córdoba y es derrotado por Abd Allah en la decisiva batalla de Poley (Aguilar de la Frontera). Aquí comenzó su declive. Aun así, logrará mantener algunos años más su poderío, pero perderá el control de parte las plazas controladas por él directamente o a través de pactos.

En el 912 llega al emirato Abderramán III, quien decide pacificar al-Ándalus. Tras la conquista de Écija, Baza y Salobreña, ataca Bobastro, en una expedición en la que logrará conquistar más de 70 plazas fuertes. Los ataques serán continuos hasta que en 917 Omar ibn Hafsún fallece en la fortaleza de Bobastro. Sus hijos mantuvieron la llama de la insurrección hasta el año 928, cuando su hijo Suleyman fue definitivamente derrotado en Bobastro por Abderramán III. El cuerpo de Omar inb Hafsún fue desenterrado. Encontrarlo enterrado a la usanza cristiana enfureció aún más a Abderramán III, que mandó colgar sus restos de la muralla de Córdoba, donde permanecieron durante años como escarmiento para los rebeldes. El clan de los Hafsún tuvo que refugiarse en el exilio. A la hija de Omar inb Hafsún, Santa Argentea, se la recuerda en la Iglesia Católica como virgen y mártir.

El acceso a las ruinas de Bobastro se realiza desde la carretera Álora-Ardales, unos 2 km al norte del Chorro y del lado sur de los del desfiladero de los Gaitanes. Un consejo, si te vas de viaje en esta zona no te pierdes el estupendo Caminito del Rey que te ofrece unas vistas estupendas y una experiencia de vida inolvidable. En esta página te contamos todo.  

Planifica tu Visita

Descubre Nuestro Patrimonio Histórico

Visita los restos de la mítica fortaleza de Bobastro, el complejo rupestre del s. IX más importante de Málaga, que llegó a ser cuartel general de un estado alternativo al califato.
Planifica tu Visita