/Orígenes del emblemático edificio del Complejo Turístico Rural “La Garganta”

Orígenes de la Fábrica Harinera de Santa Mariana

Historia de un emblemático edificio

A finales de 1913 o primeros de 1914, según algunos autores, y coincidiendo con el comienzo de la Primera Guerra Mundial se erige al sur de la estación del ferrocarril del Chorro, junto al túnel número trece o de la Almona y el carril que conduce a las Angosturas y Valle de Abdalajís, el edificio de la fábrica de harinas Santa Mariana. No está muy clara la autoría del arquitecto o constructor que levantó este inconfundible y emblemático edificio del paisaje chorreño; se cree que fue un arquitecto de origen alemán del que no ha trascendido, nombre ni más información aparte de su nacionalidad.

La Harinera Santa Mariana de Málaga

Pertenecía en su origen a la familia de Leopoldo O ́Donell y Vargas, precisamente la harinera lleva el nombre de su esposa: Mariana de Lara y de las Casas. Esta familia tenía casa en la zona baja de la estación, por debajo de la harinera y cerca del río Guadalhorce. Junto a la vivienda, se cree, existía una pequeña central hidroeléctrica que alimentaba la vivienda y la fábrica de harinas, esta se nutría de un salto de agua proveniente de un depósito de agua que se alimentaba del manantial y fuente de Matiañez.

Leopoldo O ́Ddonnell y Vargas

Mariana de Lara y de las Casas

Esta familia rigió los destinos de la harinera hasta mediados de los años cuarenta del siglo XX cuando acontece el fallecimiento de doña Mariana. Corre un tiempo de inmovilidad, unos años aciagos para la fábrica, cuando pasa, entonces, a manos del industrial antequerano y político Carlos Moreno de Luna que intenta reactivarla, pero con escaso éxito. La mantiene hasta mediados de la década de los años sesenta en que pasa por un periodo de inactividad.

La antigua harinera es adquirida por la entonces Caja de Ahorros Provincial de Málaga y en 1972, año en que arrancan las obras de la Central Hidroeléctrica Tajo de la Encantada, la Caja alquila el edificio y las casas adyacentes a la empresa constructora Agroman, empresa encargada de la construcción del nuevo embalse. La constructora convierte el viejo edificio y las edificaciones anexas en viviendas para los empleados de las obras de la nueva central hidroeléctrica y en unas pequeñas oficinas.

En 1978 se terminan oficialmente las obras de la Central Hidroeléctrica La Encantada, con la puesta en marcha de las tres turbinas bombas, de las cuatro que componen la central, la primera ya se había puesto en marcha en noviembre de 1977.

En primer plano construcción de la presa del embalse de “La Encantada”. Arriba a la derecha el imponente edificio de la antigua fábrica harinera de Santa Mariana, “vigilante” y testigo mudo de la extensa historia acontecida en esta localidad aloreña de El Chorro.

Es en ese año de 1978 cuando terminadas las obras del embalse, la empresa constructora retorna el edificio a la Caja de Ahorros Provincial de Málaga. Esta, poco después lo saca a subasta pública y es cuando lo adquiere su actual propietario Fernando García Arreza que con el paso de los años lo convierte en el admirable complejo turístico actual.

Imagen de la carretera de la central Hidroeléctrica a la estación del ferrocarril del Chorro durante la nevada de febrero de 1954. Al fondo el imponente edificio de la fábrica de harina Santa Mariana, hoy complejo turístico “La Garganta”. En el centro de la foto el edificio que hoy alberga el bar “Caminito”, perteneciente al mismo complejo.

La Harinera Santa Mariana, hoy Complejo Turítistico La Garganta, El Chorro (Álora)

El Edificio

El conjunto del edificio de la antigua fábrica de harinas, Santa Mariana, hoy Complejo Turístico “La Garganta” se encuadra en el representativo tipo de la arquitectura industrial propio del último tercio del siglo XIX y mediados del XX. La edificación fabril se compone de un edificio principal de dos plantas y semisótano, es de planta regular de unas dimensiones aproximadas de 24 x 8 metros y cubierta a dos aguas sobre una estructura triangular revestida con teja de cerámica. Está construida en hormigón armado y estructurada en tres crujías principales. Su situación, en el reborde del talud de la montaña, necesitó la construcción de una cimentación especial, escalonada de gran firmeza sobre el terreno. Los muros, formados por una especie de encofrado de ladrillo macizo rellenos de tierra prensada y hormigón armado le da una gran robustez a la construcción. En los sótanos estaban los motores, transformadores y generadores eléctricos para dotar de energía a la instalación. En las plantas superiores se encontraban numerosas canalizaciones que atravesando los forjados servían para transportar el grano, la harina y el salvado. Entre ambas plantas estaban situadas las correas de transmisión de la actividad de los motores. Al exterior, la fachada longitudinal se organiza a partir de distintas cornisas rectas que remarcan la separación entre plantas. Las fachadas principal y trasera siguen el mismo esquema compositivo que la fachada longitudinal y se coronan, en caso de la fachada principal por un parapeto elevado recto y en el caso de la fachada trasera se deja visto el frontispicio de la cubierta a dos aguas y se incluye una ventana circular pequeña.

En las recientes obras llevadas a cabo en el complejo, salió a la luz dos silos de los que se desconocían su existencia. Estos silos tienen respectivas canalizaciones o conductos por donde se vertía el grano. Estos conductos se controlaban con una especie de compuertas las cuales se manipulaban desde el exterior del silo.

Hoy estos graneros han quedado cubiertos por sendas tapas de cristal a modo de suelo transparente para hacer posible la visualización del interior de los silos.

Imagen de la maquinaria del interior de una fábrica de harinas, similar a la de Santa Mariana, de primeros del siglo XX.

Superficie de los silos durante el proceso de adecuación y adaptación a la sala de exposiciones.

Barras y pequeñas compuertas para el control de los conductos del paso del grano a los silos. Estas se manejaban desde el exterior.

Los silos plenamente integrados en lo que será sala de exposiciones. Se podrá ver el interior de estos desde la superficie del suelo gracias a unos paneles de cristal.

2018-06-26T10:32:56+00:0026/06/2018|Historia, Orígenes|Comentarios desactivados en Orígenes del emblemático edificio del Complejo Turístico Rural “La Garganta”

Privacidad

Para poder navegar necesitamos que aceptes nuestra Polí­tica de Privacidad.
ACEPTO
close-link